Redireccionamientos 301, el cemento en la arquitectura de tu sitio web

4 Comments

Existen muchas situaciones por las que nos puede interesar hacer un redireccionamiento permanente 301 pero todas ellas tienen algo en común: Yo he trabajado un sitio web o una página concreta y en un momento dado me interesa cambiar de URL por cualquier motivo… ¿Significa eso que tengo que resignarme a perder todo la autoridad y prestigio que tanto sudor me ha costado conseguir? ¡NO SEÑOR!

 

Los redireccionamientos permanentes 301 consisten en enviar automáticamente tanto a usuarios como a buscadores de una página A a una página B. Por tanto cumplen dos funciones: a los usuarios les envían sin que se den cuenta a la nueva URL y a los buscadores, cuando entran en la URL original, les indicamos que la URL está redireccionada a otra URL nueva para que lo tengan en cuenta a la hora de indexar la página. Ahora veamos los casos en los que nos puede interesar un redireccionamiento 301 en nuestra estrategia SEO.

 

Caso 1: Dominios duplicados: con www. y sin www. Yo estaba tan contento con mi sitio hasta que un feliz día me di cuenta de que estaba generando automáticamente contenido duplicado. ¿Por qué? Porque se me generaban URLs del tipo http://www.eduardomartinezblog.com y URLs del tipo http://eduardomartinezblog.com . ¿Sabéis la gracia que le hacía a nuestro amigo Google? Por suerte la solución a este mal fue sencilla: redirigí con un redireccionamiento 301 todo el contenido sin www a la dirección con www.

Caso 2: Decidimos cambiar de dominio y nos negamos a perder a nuestros visitantes, nuestra autoridad y todos los links que enlazan a nuestro sitio.

Caso 3: Nos damos cuenta de que tenemos unas URLs totalmente asquerosas para SEO. También he pasado por esta simpática situación. Todas mis URLs eran del tipo www.eduardomartinezblog.com/index.php/component/k2/item/1-instalar-mamp-en-mac-os vamos, lo más amigable para SEO. Por tanto me dí de cabezazos contra la pared hasta que conseguí URLs del tipo www.eduardomartinezblog.com/instalar-mamp-en-mac-os . ¿Cómo? Redireccionando, redireccionando y redireccionando.

Caso 4: Tenemos una URL demasiado complicada y queremos cambiarla por otra más sencilla, que resulte sencilla de aprender por el usuario para que le quede grabada a fuego.

Caso 5: Estamos obsesionados con el posicionamiento SEO y queremos cambiar la URL de un post o de una página concreta para incluir palabras clave.

Y ahora… ¿qué ventajas me aporta un redireccionamiento 301 a mi posicionamiento SEO?

En primer lugar el redireccionamiento 301 es el mecanismo que Google nos recomienda si queremos reenviar a un usuario de una página a otra. Como ya sabemos lo que Google recomienda va a misa y, por tanto, los redireccionamientos 301 son la única manera éticamente correcta (desde el punto de vista de Google) para redireccionar URLs.

Además al aplicar redireccionamientos 301 estamos indicando a los buscadores que el sitio no está descuidado, que lo mantenemos regularmente y que lo actualizamos con frecuencia.

Con esta clase de redireccionamiento tenemos garantías de que los buscadores están trasladando la autoridad de la URL antigua a la nueva, sin perder posiciones en las búsquedas.

Finalmente, esta clase de redireccionamientos nos sirven para mantener una arquitectura web apta para el SEO. Podemos reconducir el valor de páginas caducadas o que no tengan interés a otras que tengan más valor para nosotros.

Pero… ¿cuáles son las desventajas del redireccionamiento 301?

En ciertas circustancias la principal desventaja del redireccionamiento permanente 301 es precisamente… ¡que es permanente! Suena obvio pero os sorprenderá saber la cantidad de personas que aplican este tipo de redireccionamientos  y que posteriormente se arrepienten. Tenemos que planificar muy bien nuestra estrategia y pensar detenidamente a qué nuevas URLs queremos redireccionar las antiguas.

Por otro lado, en sitios mal diseñados la aplicación de múltiples redireccionamientos 301 puede afectar al rendimiento del sitio. En este vídeo Matt Cutts nos alerta de que no podemos redireccionar eternamente. Google soporta hasta tres redirecciones (es decir, yo redirecciono la página A a la B, la B a la C y, posteriormente, la C a la D). Podríamos seguir con estas cadenas de redireccionamientos 301 hasta el infinito, pero nuestro amigo Cutts ya nos avisa de que Google posiblemente a partir de la quinta dejará de rastrear estos redireccionamientos).

Conclusión: antes de hacer un redireccionamiento permanente siéntate a pensar qué es lo que quieres conseguir y cómo quieres que quede tu estructura de URLs. Si no lo haces el desastre está garantizado.

Y, por supuesto, si quieres añadir algo más… ¡deja un comentario!

 

Certificados



Blogger por placer, Social Media por diversión y SEO por pasión. Actualmente trabajo como consultor SEO en Adrenalina Internet Group.

Leave a Comment

  1. Pingback: SEO en Joomla: cómo mejorar el Posicionamiento SEO en Joomla

  2. Pingback: Contenido Duplicado, una pesadilla para el SEO

  3. Pingback: El contenido duplicado en SEO

    • DAvid
    • 13 septiembre, 2013
    Responder

    Interesante artículo, muchas gracias. Yo tengo una duda, me han pedido que optimice una sola página (como las de en construcciones) con ciertas palabras claves y que de ahí el usuario sea redireccionado a otra página. ¿Cuál es la mejor forma de hacer esto? Ahora mismo tengo una redirección mediante una etiqueta META de HTML pero no sé hasta qué punto será óptimo hacerlo así.
    Muchas gracias